Marco ético

Fundamento

«Una vida sin examen no merece la pena ser vivida.» ─ Sócrates

Sócrates creía que no vale la pena vivir la vida no examinada. Para él era importante el autoconocimiento, porque solo cuando nos conocemos a nosotros mismos somos sabios y podemos hacer el bien.

 

Conocernos a nosotros mismos implica autoevaluarnos y ser sinceros e introspectivos, reconociendo lo que sucede en nuestro interior.

 

Es importante ser conscientes de lo que pensamos y de lo que hacemos, y estar atentos a lo que es correcto y bueno, porque eso es, precisamente, lo que nos hace éticos.

Llevar la ética al centro de la vida cotidiana.

Un mundo en el que prevalecen, el bien, la justicia y el derecho para beneficio de todos.

Traducimos la teoría y ponemos a disposición los conocimientos necesarios para llevar la ética al centro de la vida personal. Ayudamos a revalorizar la ética y los valores humanos.

Nuestros valores y principios

No le decimos a nadie qué pensar, pero sí le decimos cómo

Vivir éticamente no se trata de decirle a los demás qué pensar o hacer. Se trata de vivir con integridad, esto es, ser quien uno dice que es.

Honraremos las tradiciones filosóficas que nutren nuestro trabajo, y rechazaremos ideas y opiniones que tengan como objetivo negar la humanidad de las personas.

Respetamos la dignidad humana, todos somos dignos de ser tratados éticamente.

La ética exige valentía. No cambiaremos el hacer lo correcto por lo que es fácil o rentable. No rehuiremos las verdades duras o los temas incómodos.

El espacio ideal para aprender a navegar a través de la complejidad y la incertidumbre de los desafíos éticos.