Acerca de

¡Hola!

Soy Constanza González, Licenciada en Filosofía, Ética y Valores Humanos. Egresada de la Universidad Santo Tomás, Bogotá.

 

La casa de la ética es mi causa personal. Quiero ayudar en la búsqueda de la verdad y del pensamiento claro y racional sobre qué hacer o qué creer. Porque creo que la verdad debe formarse sobre la base de la lógica y la razón, en lugar de la tradición, la autoridad o el dogma.

Acerca de

La casa de la ética

La casa de la ética es un libro abierto que inspira y orienta en la construcción de conciencia ética.

 

Porque la virtud se aprende y se ejercita. Además hoy la ética es más importante que nunca. Así como un barco necesita el faro para atravesar la niebla, la humanidad necesita una sólida brújula ética para navegar por aguas conocidas y desconocidas.

 

La casa de la ética es para todas las personas que están sinceramente interesadas en la ética. Personas que buscan ideas, inspiración, orientación o desean profundizar en las cuestiones básicas de la ética, la moral y los valores humanos.

 

Marco ético

«Una vida sin examen no merece la pena ser vivida.» ─ Sócrates

Sócrates creía que no vale la pena vivir la vida no examinada. Para él era importante el autoconocimiento, porque solo cuando nos conocemos a nosotros mismos somos sabios y podemos hacer el bien.

 

Conocernos a nosotros mismos implica autoevaluarnos y ser sinceros e introspectivos, reconociendo lo que sucede en nuestro interior.

 

Es importante ser conscientes de lo que pensamos y de lo que hacemos, y estar atentos a lo que es correcto y bueno, porque eso es, precisamente, lo que nos hace éticos.

Llevar la ética al centro de la vida cotidiana.

Un mundo en el que prevalecen el bien, la justicia y el derecho para beneficio de todos.

Traducir la teoría y poner a disposición los conocimientos necesarios para llevar la ética al centro de la vida personal.

 

De esta manera ayudar a revalorizar la ética y los valores humanos.

Valores y principios

Creatividad y persistencia para permanecer en la tarea

Vivir éticamente no se trata de decirle a los demás qué pensar o hacer. Se trata de vivir con integridad, esto es, ser quien uno dice que es.

Se honran las tradiciones filosóficas que nutren la tarea, y se rechazan ideas y opiniones que tengan como objetivo negar la humanidad de las personas.

Se respeta la dignidad humana, todos somos dignos de ser tratados éticamente.

La ética exige valentía. No se cambia hacer lo correcto por lo que es fácil, viable o rentable.

Gracias por visitar la casa de la ética