Somos un espacio para aprender a navegar a través de la complejidad y la incertidumbre de los desafíos éticos.

El civismo comienza con nosotros

 

El civismo es nuestra capacidad para comprender, y comprometernos con los demás miembros de la colectividad. El civismo comienza con nosotros y termina con nosotros.

 

Sinónimos

 

Espíritu ciudadano, ciudadanía, sentido cívico, buen juicio, cortesía, urbanidad, civilidad, sociabilidad, educación.

 

Etimología

 

La palabra civismo viene del francés civisme, y este del latín civis, ciudadano, compuesto con ismo (doctrina, actitud).

 

De hecho la palabra civismo se remonta a la Revolución francesa, y está unida a sus ideales y nuevos horizontes políticos. El principio de la soberanía popular, así como los principios de la ilustración. A saber, la razón, la igualdad y la libertad.

 

Definición

 

Siguiendo el diccionario de la lengua española (DRAE), el civismo se refiere al cuidado por las instituciones e intereses de la patria, así como al comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública.

 

El civismo se comprende mejor desde los significados que encierra: espíritu ciudadano, cortesía y buen juicio.

 

Como espíritu ciudadano encierra la actitud positiva hacia el propio Estado, combinada con la voluntad de defenderlo.

 

Desde la cortesía se trata de la virtud del comportamiento considerado y respetuoso, cuyo opuesto es la rudeza o barbarie. En contraste con la amabilidad con la que se trata a las personas familiares, la cortesía pertenece a las buenas costumbres, se basa en las normas y modales sociales, y se expresa a través de una distancia respetuosa.

 

Como buen juicio es el fundamento interno de un pensamiento, sentimiento y acción orientados hacia el bien común.

 

Descripción

 

El civismo es el fundamento del respeto que nos debemos unos a otros, al vivir y formar parte de la sociedad. No obstante, es necesaria la comprensión compartida de lo que debería ser esa línea de base de respeto.

 

Porque el civismo comienza con nosotros y termina con nosotros. El civismo nos exige ponernos de acuerdo sobre los hechos, y sobre cómo discutir o sobre qué discutir.

 

En este sentido, el civismo es un hecho político, se trata de negociar el poder interpersonal de modo que se escuche la voz de todos, y no se ignore la de nadie.

 

Ahora, debemos tener presente que el civismo encarna los ideales de la ilustración: razón, igualdad y libertad.

 

Por un lado, la razón nos exige realizar cualquier juicio de valor desde el fundamento del conocimiento más seguro y probado.

 

La igualdad nos exige tratar a todas las personas por igual desde el fundamento del respeto.

 

Mientras que la libertad nos permite reclamar y cuidar la propia identidad, necesidades y creencias sin degradar a nadie en el proceso. Porque también está implícito el respeto a la libertad del otro.

 

Si bien el civismo encierra el comportamiento público apropiado, es mucho más que las buenas costumbres o el respeto a la norma.

 

El civismo se trata de estar en desacuerdo sin faltarle el respeto a nadie. Buscar un terreno común como punto de partida para el diálogo sobre las diferencias. Y escuchar más allá de las ideas preconcebidas, y enseñar a otros a hacer lo mismo. El civismo comienza con nosotros y termina con nosotros.

 

¿Está colapsando la civilidad?

 

La polaridad y la agresividad son evidentes. Las líneas de batalla de ciudadanos contra prácticamente todo, arden con insultos de rabia; hasta el punto que expertos se atreven a afirmar que la civilidad está colapsando.

 

Seamos optimistas. El civismo es nuestra capacidad para saber vivir en sociedad, manteniendo una actitud positiva hacia la comunidad a la cual pertenecemos.

 

Siempre podemos cambiar y ser considerados y respetuosos, orientando nuestros actos desde la razón, la igualdad y la libertad, hacia el bien común.

 

El civismo comienza con nosotros y termina con nosotros. Tenemos el poder para revertir cualquier situación. Las herramientas son: prestar atención, escuchar, ser inclusivo, evitar el chisme, mostrar respeto, ser amable, disculparse, dar críticas constructivas y asumir responsabilidades.

 

Citas

 

No soy ciudadano ateniense o un griego, sino ciudadano del mundo.
— Sócrates

 

Hay gentes tan llenas de sentido común, que no les queda el más pequeño rincón para el sentido propio.
— Miguel de Unamuno

 

Sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde.
— José Ortega y Gasset

 

El compromiso es un acto, no una palabra.
— Jean-Paul Sartre

 

Las verdaderas columnas de la sociedad son la verdad y la libertad.
— Henrik Ibsen

 

Fuera de la sociedad, el hombre es una bestia o un dios.
— Aristóteles

 

Para que todos juntos, trabajadores, estudiantes, hombres de todas las ideologías, de todas las religiones, con nuestras diferencias lógicas, sepamos unirnos para construir una sociedad más justa, donde el hombre no sea lobo del hombre, sino su compañero y su hermano.
— Agustín Tosco

 

La sociedad sería cosa de veras hermosa si se interesaran sinceramente los unos por los otros.
— Nicolás Sebastien Roch Chamfort

 

Total Page Visits: 447 - Today Page Visits: 1