Responsable de sus actos porque los proyecta y realiza libremente.

by José Luis López Aranguren

 

En el texto Ética, José Luis López Aranguren explica en qué consiste la responsabilidad moral. Según Aranguren, nos hacemos a nosotros mismos a través de nuestros actos, y dado que los proyectamos y realizamos libremente somos responsables de ellos.

 

Autonomía

 

Si alguien nos apunta con un arma y nos obliga a hacer algo no somos autónomos para elegir y, por tanto, no somos responsables moralmente por nuestros actos. Sin libertad no podemos hablar de moralidad. Ésta exige que podamos elegir libremente entre las distintas opciones y preferencias.

 

La autonomía es fundamento y condición necesaria de la moralidad, en cuanto coinciden en ella libertad y responsabilidad.

 

He aquí la segunda dimensión de la libertad humana: libertad ya no, como vimos antes, del engranaje estímulo-respuesta, sino libertad para preferir entre las diversas posibilidades de realidad. Y este proceso de preferencia o elección no ocurre una sola vez, claro está, sino que se repite a lo largo de la vida.
― José Luis López Aranguren, Ética

 

Responsabilidad moral

 

Siguiendo a Aranguren, además de tomar decisiones prácticas tenemos que responder por lo que hacemos, y en esto consiste la responsabilidad moral. Con otras palabras, la responsabilidad moral es la obligación de reconocernos como autores de nuestros actos, ante la propia conciencia y ante la sociedad.

 

Pero realizadas, ¿dónde? Por supuesto en la realidad exterior a mí, en el mundo; pero también -y ésta es la vertiente que aquí nos importa, porque es la vertiente moral- en sí mismo, de modo que quedan incorporadas a mi propia realidad. Así se comprende este carácter constitutivamente moral, responsable de sus actos porque los proyecta y realiza libremente; pero con una paradójica libertad necesaria, pues, según vio ya Ortega y Gasset, somos «a la fuerza libres».
― José Luis López Aranguren, Ética

 

La moral es el «quehacer» de la vida

 

Somos libres para elegir entre diferentes acciones, somos libres para preferir una acción sobre otra. Estas preferencias van haciendo la vida y dándole forma al mundo. Así, decisión tras decisión, acto tras acto, nos hacemos a nosotros mismos, a la vida y al mundo.

 

Esta moral como estructura e incorporación consiste a la vez en el «quehacer» o ir haciendo libremente mi vida y en mi vida tal como va quedando hecha. Lo moral produce así una «segunda naturaleza», como decía Aristóteles, o sea, una auténtica realidad: el ethos, el carácter o personalidad moral que he conquistado o adquirido viviendo.
― José Luis López Aranguren, Ética

 

Según Aranguren somos constitutivamente morales. Por un lado, nosotros hacemos la moral y, por otro, la moral nos hace.

 

4.854 vistas

Licenciada en filosofía, ética y valores humanos.

La casa de la ética

El arte de saber vivir bien