Aprendizaje autónomo

Conoce tu mundo y conócete a ti mismo

Siguiendo a John Locke, filósofo del siglo XVII, las personas debemos ser guiadas en nuestro aprendizaje, pero debemos tener autonomía sobre qué y cómo aprendemos.

 

Es importante comprender que la libertad y la responsabilidad son dos caras de una misma moneda. Por eso, en el corazón de nuestra autonomía está la responsabilidad moral de alcanzar la plena realización de la propia personalidad. Así como la responsabilidad moral de favorecer la conservación de una forma de vida en sociedad, movilizada por valores de justicia y solidaridad, sin los cuales no es viable la vida en sociedad.

Somos sujetos morales poseedores de conciencia, responsables de las propias acciones, y dotados de los principios de autonomía, inviolabilidad y dignidad.

 

  • Cada persona, cada uno de nosotros, es un sujeto de conocimiento y de acción.
  • Todos tenemos intelecto.
  • Y tenemos el poder para razonar las cosas por sí mismos.
  • Todos tenemos una idea de lo que nos gusta o encontramos satisfactorio y emocionante.
  • La pasión y la curiosidad por aprender está en cada uno de nosotros.

Tenemos la responsabilidad moral de constituir  y desarrollar nuestro ser personal desde la perspectiva integral de la persona humana, y eso incluye nuestro ser moral.

q

Identificar

Identificar y establecer objetivos de aprendizaje.

q

Planificar

Planificar y ejecutar actividades de aprendizaje.

Reflexionar

Reflexionar y evaluar el aprendizaje.

Comprender

Comprender el propósito y los propios procesos de aprendizaje.

Autonomía

Siempre podemos educarnos a nosotros mismos

Todos poseemos la capacidad para buscar información de manera individual, y aprender por sí mismos en un acto autorreflexivo.

El espacio ideal para aprender a navegar a través de la complejidad y la incertidumbre de los desafíos éticos.